Bar La Josefa Fue Clausurado Provisionalmente

Miércoles, 14 de Febrero de 2018 01:50 administrador
Imprimir PDF

*Operaba en día no establecido en convenio

*Aplicación de normativa

Tulancingo de Bravo, Hgo., 13 de Febrero de 2018.- Por no respetar términos establecidos en el convenio signado y tras acumular una serie de infracciones, el bar “La Josefa”, ubicado en calle Durango #235 colonia Insurgentes, fue clausurado provisionalmente.

Viridiana Hernández Hernández, directora de Reglamentos y Espectáculos en el municipio, recordó que el pasado 15 de enero se estableció convenio con los responsables del lugar, en el cual se determinó que este bar operaría únicamente los días jueves, viernes y sábado, en un horario de 18:00 a 02:00 horas.

Sin embargo, no se cumplió con lo pactado y el pasado 20 de enero se aplicó una primera infracción, siete días después por contravenir disposiciones.

Fue este lunes 12 de febrero, cuando se verificó operaba en día no permitido y en este sentido se aplicaron sellos a las 22 horas con 18 minutos.

Al tenerse esta clausura provisional, los propietarios del lugar tendrán que cumplir el protocolo indicado en la normativa y no volver a acumular una nueva infracción, ya que de lo contrario se aplicará una clausura definitiva.

El procedimiento habitual, indica que los negocios de alto impacto deben atender  diversos  requisitos, entre  ellos, aditamentos especiales para  mitigar  ruido y ajustarse a los horarios de operatividad.

En lo que va de este año, es el primer establecimiento con giro de bar que se clausura, pero se mantienen operativos de vigilancia para monitorear que se trabaje en estricto orden y sin afectar a terceros.

Los sellos de clausura únicamente podrán ser retirados cuando el propietario del lugar regularice su situación y fije su compromiso de no volver a reincidir.

La mayoría de propietarios, reconocen la seriedad de sus faltas hasta que llegan a una clausura provisional  que es antecedente a una definitiva.

 

Los operativos que realiza la dirección de Reglamentos son de manera frecuente y se fortifican las acciones con reportes ciudadanos, tal y como aconteció con el Bar clausurado que  rebasaba límites permisibles.