Las Encuestas y Encuestadores en Desprestigio total

Lunes, 19 de Febrero de 2018 08:31 administrador
Imprimir PDF

EDITORIAL

Las Encuestas y Encuestadores en Desprestigio total

Las encuestadoras han cometido errores ya que  en 2012, la mayoría de las encuestas públicas se equivocaron porque deliberadamente hicieron un cálculo erróneo de la no respuesta. Pública y privadamente la consideraron neutral, es decir, que quienes no respondían era porque no iban a votar o si lo hacían el voto se daría en la misma proporción de quienes sí expresaban el sentido de su voto. El error fue generalizado.

En  2016 en las elecciones locales, las encuestas de salida dieron triunfos inexistentes, quienes se equivocaron no sufrieron el costo del descrédito,  porque una parte del mercado de encuestas electorales pretende resultados a modo y por eso vemos que los sondeos son ahora parte del escenario propagandístico de las campañas.

El problema debe preocupar porque en la mega elección de 2018 el entorno se  complica, ya que se advierte un tratamiento irresponsable de las intenciones de voto cuando las campañas todavía no han iniciado, este será el primer error, ¿Intencional? Nadie  lo sabe.

En tanto los aspirantes como  López Obrador aprovecha el porcentaje de su ventaja en las encuestas para adelantar que su ventaja es irreversible. Ricardo Anaya, busca acreditar que la competencia es de dos. José Antonio Meade aprovecho  la precampaña, para unificar a los miembros de los partidos que apoyan  su candidatura.

La ventaja que ahora muestra López Obrador podría abatirse si incurre en más errores estratégicos y de comunicación como la apología a los criminales con su idea de amnistía y la recriminación a las fuerzas armadas y al secretario de la Defensa, porque no es lo mismo que él candidato que ha enarbolado  la inconformidad ciudadana durante los últimos 18 años, a constituirse como una verdadera opción de gobierno. Incluso se considera que ante  la proximidad del voto,  esa visión se  dimensionará a  los ojos de los ciudadanos en el momento de votar.

De ahí que las preferencias electorales  se moverán de forma relevante en los próximos meses. Aunque Ricardo Anaya al disputar a López Obrador su postura contestataria y antisistémica, puede quitarle votos, pero también puede motivar su caída  como sucedió con el PAN en el estado de México, pues su presencia es muy bisoña, hace afirmaciones como cualquier joven de 16 años, abandono la línea conservadora del PAN para onvertirse en un constatario de lo que su propio partido prohijó cuando estuvo en el poder por 12 años,  además de que lo que logre  Margarita Zavala será a costa de Anaya, en esta inercia, es probable que Jaime Rodríguez y Ríos Píter sumen electores que podrían votar por Andrés Manuel López Obrador.

 

Hoy no se puede anticipar el resultado de la elección, ni con encuestas, ni con proyecciones estadísticas, lo  que sí  se puede vislumbrar es que será una contienda en que la vehemencia y pasión serán la pauta de todos los candidatos que están en la  disputa por el poder nacional.