CONAPROCAFÉ Propone Generar Nueva Agenda Gubernamental Que Beneficie a Productores

Miércoles, 09 de Mayo de 2018 23:15 administrador
Imprimir PDF

PACHUCA, Hgo., 9 de Mayo de 2018.- Coalición Nacional de Organizaciones de Productores de Café (CONAPROCAFÉ), integrada por 18 organizaciones campesinas del país, a través de Fiordalicio Monserrat Olvera Garrido, dirigente nacional del Sector Cafetalero de la Unión General Obrera Campesina y Popular (UGOCEP), lanzó una convocatoria a los candidatos a presidente de la república, senadores y diputados federales a establecer, a partir de la próxima administración gubernamental, una política cafetalera que modernice al campo y al cultivo del aromático que se da en 12 estados de la república.

Esto ante la situación que actualmente vive el cultivo en México, “por eso se necesita establecer una agenda política y productiva; lanzar un mensaje importante de lo que necesita el café en nuestra república y en la entidad hidalguense”.

Olvera Garrido refirió que actualmente el aromático representa a 350 mil unidades de producción que son las que participan directamente en la obtención del grano; genera más de 700 mil empleos directos y más de 3 millones de personas dependen del cultivo, lo que representa el 9 por ciento de la fuerza agrícola nacional.

Este miércoles la CONAPROCAFÉ ofreció una conferencia de prensa, en donde también estuvieron presentes los dirigentes José Silverio Camerino, de la Unión Nacional de Organizaciones Regionales Campesinas Autónomas (UNORCA); Magdaleno Bautista Hernández, representante de Alianza Nacional de Organizaciones Rurales y Campesinas (ANORC); José Juan Caldera Lucas, de la Unión General Obrera, Campesina y Popular en el estado de Puebla, y José Isabel Pérez Tolentino, de la Fundación Autónoma de Organizaciones de Campesinos y colonos del estado de Hidalgo (AOC).

En México existen entidades que se distinguen por su producción de café, como Veracruz, Chiapas, Hidalgo, Puebla, San Luis Potosí, Nayarit, Colima, Michoacán, Estado de México y una parte de Durango; en particular en Hidalgo se da el café en cuatro regiones que son la Sierra Alta, Sierra Gorda, la Huasteca Hidalguense y la Región Otomí-Tepehua, que tienen como característica principal la pobreza y la marginación, habitadas por pueblos originarios (indígenas).

La producción de café ocupa en estos momentos el quinto sitio, después de otros cultivos como el maíz, frijol y sorgo, y tiene una superficie ocupada de 664 mil 793 hectáreas, en donde laboran 511 mil 600 productores de café.

“Esto nos lleva a plantear condiciones que puedan dar a nuestros productores certidumbre y que sobre todo la política cafetalera sea impulsada a través del gobierno federal, del Poder Legislativo y de las administraciones estatales, ya que desde los años 90, con la desaparición del INMECAFÉ (Instituto Mexicano del Café) se abandonó cualquier tipo de política pública que se había impulsado”, dijo la dirigente de la UGOCEP.

Se requiere, insistió, que los diputados y gobiernos de todos los partidos políticos, que tomen en cuenta y consideren la agenda productiva que requieren los productores del grano, encaminada a proponer un nuevo organismo público del café en el cual se pueda integrar un Consejo Nacional de Productores y no como ahora quienes ocupan los espacios de la política cafetalera del país, mayoritariamente son comercializadores y no productores”, relató.

Olvera Garrido dijo que a través de ese nuevo organismo integrado por productores se pueda impulsar al sector y que además quienes producen el aromático sean los principales beneficiados, se esa forma se generarán las condiciones para un nuevo organismo público descentralizado que pueda incluir al Consejo Nacional del Café, mediante el cual se impulse la renovación de cafetales, el apoyo a la producción, un fondo de apoyo a la comercialización, porque hoy en día es uno de los temas más importantes de la nación.

 

Actualmente México vende la producción del café al extranjero, derivado de esto se obtienen divisas por el orden de los 11 mil millones de dólares, que contrastan con los 4 mil millones de dólares que ingresan por la importación de ese grano, por la frontera de Chiapas, pero en su mayoría corresponde a producto que entra sin pagar aranceles, principalmente de Centroamérica. (Por Alfonso Espitia Gtz.)