Contaminación y Enfermedades Crónico-Degenerativas Por Cementera Fortaleza

Martes, 27 de Noviembre de 2018 01:23 administrador
Imprimir PDF

PACHUCA, Hgo., 26 de Noviembre de 2018.- Enfermedades crónico-degenerativas en un sinnúmero de personas y una grave contaminación está generando la empresa fabricante de cemento “La Fortaleza”, ubicada en la comunidad de El Refugio, municipio de Atotonilco de Tula, ante el opaco actuar, omiso, complacencia y displicente de las autoridades ambientales, tanto federal como estatal, en el estado.

De acuerdo con Marco Antonio Rico Mercado, de la Coalición de Organizaciones Democráticas Urbanas y Campesinas (CODUC), esta situación ya es insostenible pues está costando el deterioro de la salud de decenas de hombres, mujeres y niños, por lo que exige ya se haga algo en contra de la factoría, aplicando medidas apremiantes, como clausuras hasta en tanto no cumpla con las normas establecidas para su funcionamiento.

En conferencia de prensa realizada este lunes, Rico Mercado refirió que ya “La Fortaleza” ha sido reconvenida por las autoridades ambientales, tanto de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), como de la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente (PROESPA), quienes sólo han aplicado paliativos, pequeñas multas y hasta el cierre de unas cuantas horas a la planta procesadora de cemento.

“Pero los problemas significativos que dañan al medio ambiente no han sido subsanados, por ello, de nueva cuenta hemos acudido ante la PROFEPA para interponer una denuncia por parte de vecinos de la comunidad de El Refugio, entre ellos Andrés Estrada Martínez, Amanda Espinoza Rodríguez, Fidel Santillán Chávez, Marcelino Pérez Estrada, Mariano Fuentes Pérez y Felipe Rodríguez Rodríguez, por prácticas indebidas en el manejo de sus combustibles, o con lo que generan combustible”, declaró.

Al tiempo de mostrar un video en el que se aprecian las condiciones en que funciona la planta cementera, se informó sobre la acumulación de centenares de llantas, tiradas a cielo abierto, así como un combustible conocido como “coque”, desperdicio de petróleo que se utiliza para incinerar y que funcionen los altos hornos de la citada factoría.

En ese punto Roberto Escamilla Leyva, dirigente de la Asociación Civil Amando la Naturaleza, habló de la existencia de un movimiento mundial para impedir la utilización de ese tipo de materiales en altos hornos, pues al quemarse producen daños importantes al medio ambiente, pues arrojan 9 metales pesados cancerígenos, con partículas que están enfermando a las personas de la El Refugio, enclavada en la zona más contaminada del mundo, declarada y reconocida por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En solidaridad con este movimiento, durante la conferencia de prensa también estuvieron presentes Reynaldo Galván Montes, dirigente estatal de la COPASEM, y Javier Montoya, de la Sociedad Cooperativa Tierra Verde, quienes acusaron la cerrazón de las autoridades ambientales en el estado, para atacar el problema.

“No queremos que la empresa se vaya, le estamos pidiendo que deje de enfermar a la gente y deje de amolar los caminos, porque es una vergüenza que siendo una planta cementera están destruidas también las carreteras, porque es donde pasan todos los camiones de la empresa”, acusó Escamilla Leyva.

Por parte de los afectados, dieron su testimonio, lamentaron que familias enteras se estén enfermando, lo que ha ocasionado se tengan que trasladar a la capital del país para atenderse en algún hospital, pues es ahí donde les sale más barato acudir con algún especialista y contar con tratamientos para los problemas de salud que los aquejan, principalmente en pulmones, cáncer y males renales, incluso hasta problemas visuales.

Dijeron que el problema no queda ahí, pues también se está contaminando el río que atraviesa la factoría, pues ahí son arrojados desperdicios de la planta cementera y esa agua es utilizada para el regadío de sus parcelas, por ello es urgente que la autoridades ambientales ya tomen las medidas necesarias para terminar con el problema. (Por Alfonso Espitia Gtz.)