Columnas

POPULISMO

Imprimir PDF

Por Norberto Olín B.

En las páginas de periódicos, revistas, mensajes por redes sociales y demás medios ya sean digitales o impresos he encontrado la palabra que sirvió de título; considero relevante tratar de hacer un ejercicio de análisis ya que en sí mismo el “populismo” ha servido como calificativo, el cual dicho sea de paso tiene connotaciones negativas.

El populismo  es un concepto difícil de definir sin hacer alusión al momento y el país donde se utiliza, con apenas poco más de un siglo de su existencia  al igual que fascismo, el totalitarismo o el imperialismo, se refiere a un fenómeno, un movimiento ideológico y una realidad política contemporánea.

Se puede identificar en la historia cinco momentos populistas más significativos que van desde la segunda mitad del siglo XIX hasta las últimas décadas del siglo XX: el populismo ruso; el populismo estadounidense; el populismo latinoamericano; los populismos europeos de extrema derecha, y los populismos neoliberales latinoamericanos.

Basado en el trabajo de Roberto García Jurado (ITAM), se describen los elementos básicos que distinguen al populismo: 1) Un liderazgo carismático; 2) La apelación directa al pueblo; y, 3) La superación de las instituciones políticas.

Con base en lo anterior, el primer movimiento socio político etiquetado como populismo es el de Rusia, a finales del siglo XIX era uno de los países más atrasados de Europa, resultado de las arbitrariedades de la Dinastía de los Románov (1613-1917); Intelectuales como Herzen, Ogarev, Lavrov y Chernichevski  entre otros fueron autores populistas que  criticaron la intolerancia  y abogaron por  la comuna campesina como base de una sociedad más igualitaria.

Simultáneo al primero, el segundo episodio fue el estadounidense, inició en 1892; con la rápida transición hacia la urbanización, la modernización y el imperialismo, se vieron afectadas las organizaciones agrícolas y a granjeros, éstos  crearon al Partido del pueblo que recogía sus demandas y además exigían mayor participación del pueblo en las decisiones de Estado.

El tercer episodio es el populismo latinoamericano de mediados del siglo XX que se repitieron en diversos países: en Argentina Juan Domingo Perón, Brasil Getulio Vargas, en México Lázaro Cárdenas, en Lima Fernando Bealún de Terry; en Chile Carlos Ibáñez del Campo; y en Ecuador José María Velasco Ibarra,

Fueron modelos que aglomeraban diferentes sectores de la población; regímenes con un claro liderazgo caudillista, gobiernos paternalistas y algunos con orientación autoritaria, fomentaron el intervencionismo estatal, la movilización desde arriba y la  modernización.

El cuarto episodio, los populismos de extrema derecha en Europa durante el último cuarto del siglo XX, la constituyeron partidos políticos con una ideología de extrema derecha, xenófobos hasta el racismo y antagonistas declarados del Estado, las élites políticas y las instituciones democráticas como respuesta a la crisis económica.

El quinto episodio en los 90´s  trata de un conjunto de gobiernos que tratan de combinar el liberalismo económico y el populismo político: los gobiernos de Alberto Fujimori en Perú; Carlos Menem en Argentina; Fernando Collor de Melo en Brasil; y Carlos Salinas de Gortari en México. La mayor parte de los neopopulismos  condujeron a crisis económicas  y político sociales.

Una vez teniendo el contexto y la caracterización del populismo podemos concluir que no todos los aspectos de éste son negativos, de hecho se explica así mismo como la respuesta más rápida ante la crisis, tiene suma atracción para las clases menos favorecidas por el tipo de discurso que maneja.

Sin embargo su mejor carta es a la vez su peor posición ya que descalifica a las élites y a las instituciones; es preciso remarcar que tales ideologías están presentes en TODOS los partidos existentes en México, en algunos es más notorio que en otros. Pongo a juicio del lector la Tómbola de MORENA, que eligió sus candidatos plurinominales por sorteo entre 3 mil ciudadanos, populismo a la mexicana.

 

Patrullando La Ciudad

Imprimir PDF

INE Autoriza que

Continúe la

Entrega de

Televisores

El Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) probó la publicidad gubernamental relativa a las 20 campañas de difusión de programas sociales federales, las cuales si podrán ser transmitidas durante la veda electoral. Nadie sabe cómo es que un órgano ciudadano aprobó esto, ya que desde cualquier punto de vista esto aunque sea bueno y beneficie a muchos se malinterpreta y crea desconfianza entre la ciudadanía, pues se tiene la sospecha que no es lo debido.- sin embargo el INE determinó que entre las campañas que continuarán está la de entrega de televisores, ( que no es prioritario pues si alguien no lo recibe no está en peligro de morir de hambre o de enfermedad) para la salud de la infancia y adolescencia; control de las adicciones; prevención integral del embarazo no planificado e infecciones de transmisión sexual; para prevenir la discriminación y contra el bullying, Estos últimos programas si porque tienen que ver con aspectos que en la mas de las ocasiones ponen en peligro la vida y la cohesión social si se suspenden, aquí no se midieron no se deben suspender. Pero los televisores… no se miden. Se anuncia que también continuarán las campañas del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes; la publicidad informativa sobre la promoción turística nacional de México; la campaña “Ángeles Verdes” en su versión “Semana Santa”. La campaña de educación de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público; la campaña que difunde la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente; la campaña de la Secretaría de Energía, referente al Horario de Verano. Pero la verdad es que ninguna que no sea primordial para la población debe continuar hasta después de las elecciones de junio seguimos patrullando

 

ESCRIBIENDO DERECHO

Imprimir PDF

Sistemas penales acusatorios:

¿qué se espera del juez? (Segunda Parte)

En Estados Unidos, los juicios orales nacen paralelamente con la creación del estado federado que es; por lo tanto, la sociedad norteamericana se ha desarrollado en el marco de la cultura de la legalidad y el respeto irrestricto a sus instituciones. En el caso de los jueces, destaca desde los criterios de aceptación para ingresar a las universidades para estudiar la carrera de Leyes, hasta el privilegio que representa ser juez, cargo que es vitalicio, lo que da seguridad laboral, así como percepciones económicas suficientes. Para ser juez, hay dos vías: a propuesta del Presidente con aprobación del Senado o del Gobernador, dependiendo si se trata de juez  federal o juez estatal; o bien, por elección popular, donde la ciudadanía escoge directamente a sus jueces, lo que les da legitimidad. Destaca la ética judicial, como eje rector en el actuar del juez y de los intervinientes en los juicios, pues es muy alto el costo que se tiene que pagar, para quien no la respete, llegando incluso a la posibilidad de la pérdida del puesto y la prohibición del desempeño profesional.

En Chile, el sistema acusatorio adversarial y la figura de los jueces orales, surge de la coyuntura que representó finalizar con la dictadura militar, para dar paso a la democracia, buscando transformar el juicio escrito y secreto por algo nuevo: los juicios orales y públicos, donde la sociedad se diera cuenta de los motivos que el juez tiene para resolver. A diez años de la implementación del sistema, los juicios son muy dinámicos y la percepción de los chilenos resulta positiva para con el nuevo sistema. Se privilegió la capacitación; los jueces entran al sistema por méritos, estando obligados a llevar al menos un curso de capacitación al año; se han establecido cursos de habilitación para la carrera judicial, y se aumentaron los ingresos económicos de los jueces.

El caso de Colombia fue diverso. El narcotráfico y la lucha de los cárteles por el poder, la guerrilla y los paramilitares, colapsaron el sistema, de modo que hubo que tomar medidas drásticas para dar batalla frontal a la delincuencia. Iniciaron con jueces sin rostro, que resultó un gran fracaso, ya que no había seguridad para éstos, porque todos sabían quienes eran los jueces. Así se decidió que era mejor con procedimientos limpios, con el juez dando la cara a la sociedad, respetando los derechos fundamentales, con la ciudadanía vigilante, mirando en todo momento el actuar de los jueces, y con la obligación del Estado de otorgar la protección necesaria a los operadores del sistema, entre ellos a los jueces. Así es como en el año 2002, se da la reforma constitucional, el código de procedimientos penales es del año 2004, y el sistema acusatorio inicia formalmente en el año 2005 por regiones, hasta implementarse gradualmente en todo el país. El método de selección para juez, inició buscando la designación por concurso, pero como hay pocas personas elegibles, los magistrados son los que proponen al juez; sin embargo, esta forma resulta viciada, porque el candidato se siente comprometido con quien lo propone y esto le resta credibilidad. No obstante ello, destaca preponderantemente el carácter garantista de los jueces colombianos, que defienden y velan por el respeto de los derechos fundamentales, aun en contra de los cuestionamientos públicos.

A mi juicio, lo anterior sirve como una guía de los valores y características que deben prevalecer en la figura del juez, aunque finalmente los mexicanos somos quienes vamos a determinar el perfil del nuevo juzgador, ajustándolo a nuestra realidad social, política, económica, cultural, tradicional y generacional, sin olvidar la capacitación continua, el respeto a las garantías fundamentales consagradas constitucionalmente y en los tratados internacionales, privilegiando la aplicación de los principios de debido proceso, publicidad, contradicción, concentración, continuidad, inmediación, igualdad, desarrollado todo en el marco de la oralidad, que rigen a los sistemas acusatorios adversariales, así como las percepciones económicas dignas y acordes a la responsabilidad que implica el ejercicio de la función jurisdiccional.

Concluyo precisando que para el funcionamiento adecuado del sistema penal acusatorio en México, debemos iniciar rompiendo paradigmas y cambiando la mentalidad, partiendo del hecho que prevalece el principio de presunción de inocencia, que la prisión preventiva tiene carácter excepcional y que hay igualdad de armas entre los intervinientes; pero sobre todo, que más allá de recursos y presupuestos, debe existir la firme convicción de querer el cambio en nuestro sistema de justicia penal y creer firmemente en él.

Mtra. Norma Sandra Barrones Castillo

Juez  de Oralidad  de Primer Circuito en  Pachuca

 


Página 85 de 85